martes, 12 de abril de 2011

AbeJas ciTadinAs



Las abejas, que han vivido toda su vida en esos panales, vuelan directo a sus destinos, se saben de memoria las rutas y los atajos, en qué calles están los semáforos descompuestos y dónde están los "limpia alas" que hacen que el tráfico se haga todavía mas eterno.

Pero yo, una catarina que sólo volaba por mis propios lares, no entiende de rutas de abejas.
El otro día, todas ellas se pasaron un semáforo en rojo, incluso un uniformado nos hacia señas y silbaba que siguiéramos pasando yo las seguí cuando de repente al dar la vuelta en la esquina, el tráfico me detuvo abruptamente.

Había quedado justo donde otras abejas caminan y una de ellas, iracunda me aventó su taza de café a mis alas. 

"¡este es paso peatonal!" me gritó.

Acepté con humildad mi descuido, lo cierto es que, me es difícil seguirles el paso a estas abejas trajeadas que andan de arriba para abajo.

Y traté de explicarle mi descuido, pero descubrí que esa abeja solo necesitaba gritar, y yo fui la catarina idónea para recibir sus frustraciones citadinas.

Abeja al volante:
No seas un conductor estresado, mejor levántate tempra y disfruta del camino a tu destino

Abeja peatón:

No aproveches el caos vial para descargar tus verdaderas frustraciones, disfruta tu camino entendiendo que hay catarinas que estamos aprendiendo las leyes viales de la gran ciudad o que hay abejas demasiado aceleradas para recordar que existen peatones.

Que viva mi bendita ciudá que aun no me canso de ella!!!!!


1 comentario:

  1. jeje si la verdad es que es dificil que te tengan paciencia y sean algo tolerantes contigo, a veces si lo son, pero mientras tu si te despiertes temprano y disfrutes de tu camino, deja que las abejas aprendan a su debido tiempo, claro si puedes ayudar ah alguna adelante...saludines! besos

    ResponderEliminar